Siempre esperamos a Harry Potter

Reseña sobre Harry Potter y el Caliz de fuego.

<b>Octubre 2001</b>
Octubre 2001


Siempre esperamos a Harry Potter

Breve comentario sobre el Caliz de Fuego

Andrea Cante

Señoras y señores. Su atención por favor.

Desde este lado del mundo, las brujas y los brujos, aprendices y estudiantes avanzados, están a la espera del quinto libro de la saga de nuestro bien querido amigo y compinche Harry Potter.

¿Que sucedió con el cuarto en cuestión? Bien, aquí un breve comentario de lo que significó un puente literario hacia lo que creo, serán los tres próximos libros sobre este estudiante particular.

El Caliz de Fuego comienza con un asesinato bien ingles, hasta bruma puede verse entre sus líneas. Continua Harry Potter su cuarto año en Hogwarts y junto a Hermione y Ron, se ven enfrentados a nuevos desafíos, poniendo en muchos casos sus vidas en verdadero peligro.

Pero, ¿qué sucedió con la lectura de este cuarto libro?

Sera quizás que después del verdadero empacho literario de los tres primeros que llegaron al mercado demasiado juntos, el cuarto se hizo esperar tanto (en realidad siempre respetando los tiempos de la editorial del exterior), que no inundó el alma brujil de sueños y mas sueños. El libro se deja leer con agilidad, tiene capítulos de verdadera antología como el desafío, y por supuesto, el final siempre abierto hacia el próximo o el anterior, para dejarnos con ganas de seguir esperando.

Es importante decir que en televisión, durante los anos 60, los famosos seriales ingleses que marcaron un verdadero hito en la temática, solían realizar capítulos de "enganche" para poder unir una historia que merecía mas de tres o cuatro partes para poder contarla de verdad. Encontrábamos entonces , capítulos de antología, con uno que "estaba bueno" pero no nos decía nada más que "continuará".

De cualquier modo, J.K. Rowling, su autora madre de Harry Potter, sigue logrando en gran parte del mundo, que el leer vuelva a ser un momento de comunicación interior con nosotros mismos, que las edades se confundan mas allá de las brumas cotidianas, y que en el fondo de un túnel hacia el camino a casa, en medio de rostros sin sonrisas y sin miradas, dos ojos verdes rodeados de miles de pecas saltarinas y traviesas, me miraran el alma y compartieran conmigo el celebre y tan compinche comentario literario ... "está bueno, no?"

Hasta la próxima Harry.