El comienzo del fin de la historia

Un cuento de Andrea Canté.

<b>Noviembre 1998</b>
Noviembre 1998


Lectura y creación literarias

El comienzo del fin de la historia

Andrea Cante

La historia comienza una mañana temprano, apenas el sol acaricia el perfil desdibujado de la cordillera; al final de la extensa columna vertebral que recorre el continente. Una mañana común y distinta a todas.

Salió como todos los días a cazar; como había sido instruido desde entonces, desde los comienzos. No sabia hacer otra cosa.

Como miembro de los Onas, sus labores eran muy claras y precisas. No había nada que discutir. Pero quería otra cosa. Algo mas.

La vida era un poco mas que pescar y cazar diariamente para satisfacer las necesidades de su pueblo. No estaba solo en esto; sabia que era importante en este engranaje social; pero sentía algo diferente, allí dentro de su cuerpo. Su corazón le decía algo que no sabia expresar con palabras.

El sol iba arrimando su calor mientras el costado del mar le ofrecía su canto singular, arrullo y nana, tormenta y misterio.

Como miembro de la tribu Selk 'nam u ona, no podía adentrarse mas allá de los confines de su tierra, porque era el misterio, lo jamás dicho o demostrado. Por eso el miedo, el querer ser.

Su nombre casi no tiene importancia. Podríamos inventar algo, pero sería falso y sin sentido. Sí, la historia que comienza.

Sus manos tiesas por el frío le indicaban que los anzuelos dolerían si se equivocaba al encarnar. El olor a carnada le henchía su nariz mas congelada aún, pero seguía. La costa estaba allí. Penetrante y a1ejada. Estaba.

Tira la primera vez y no llega muy lejos. Quizás la próxima vez sea mejor. Igualmente, espera.

Mientras el sol viene subiendo lento y seguro, dibuja junto a las gaviotas, un arco iris imaginario lleno de gotas de espuma y sol. El salitre le calma el ardor del sol pero le quema sus dedos ajados por el viento.

Intetará una y otra vez, y recuerda su iniciación al Hain.

Joven y lleno de esperanza aguardo el momento como a1go culminante. Era su momento y no podía dejarlo escapar.

Cuando escuchaba de boca de los sabios del pueblo, su piel se henchía de alegría y misterio. Cuánto de verdad había en aquella leyenda de poder entre mujeres y hombres, de sol y de luna. Cuánto de mentira había en esa extensión de cordillera que los sabios indicaban como el fin del mundo. Quien estaba del otro lado y no podía llegar a ningún lado.

Sus anzuelos insistían en enredarse una y otra vez y por primera vez, reconoció que estuvo mal en no aceptar la ayuda de su familia en el día de trabajo. Estaba demostrado que todos se necesitaban en esta tarea. Pero no, el insistía en que podía hacerlo solo y por eso luchaba casi sin sentido en esto de la pesca.

De pronto lo escuchó. Los onas no oían porque sí. Sus sentidos estaban a1erra a cualquier sonido; pero este era distinto. Venia de mas allí. Profundo y lejano.

Interno su cuerpo mas allá de la orilla pero sintió miedo.

Hasta donde podría ir si no sabia nadar. Eso estaba reservado a las mujeres de la tribu.

Su ansiedad pudo más y comenzó a sentir como sus dedos iban humedeciéndose lentamente. La sal tenía cada centímetro de su piel ajada por los días de mar. Se deja llevar.

Todo su ser se sintió ajeno a lo que pasaba afuera del mar y se dejó invadir. Sintió miedo y placer al mismo tiempo. Y comenzó a dudar.

Donde estaba. Por que, se sentía así, como si antiguamente hubiera sido parte de ese misterio marino y lleno de colores tan ambiguos.

Se dejó llevar y sus pulmones comenzaron a ser parte de las aguas. Sus manos se convirtieron en algas y sus cabellos oscuros en dóciles filamentos marinos que danzaban junto al son de las aguas.

Giró su rostro y lo vio. Negro en su lomo y blanca su vasto vientre le indicaron el tamaño del espécimen.

Sintió miedo y comenzó a nadar. Pero sus manos no lo eran y sus piernas no eran más que algas.

Trató y trató muchas veces. Inútil cualquier intento. Su cuerpo ya no le pertenecía.

Sus pulmones no obedecían a la inhalación y se sintió mal. Moría sin remedio.

De pronto el sueño. Sus ojos negros fue lo ultimo que alcanzó a ver.

Al despertar, el aire se sentía diferente. Ya no se sentía como antes. Su rostro era diferente a como lo recordaba. Se sentía más viejo y más joven aI mismo tiempo. Exrraño si recordaba que apenas había sido iniciado en los misterios de la vida.

Sí. Sabía todo y absolutamente nada.

Unos ojos negros asomaron al costado de la orilla y lo espiaron.

Estaba allí. Esperando algo.

De pronto oyó su voz, su lamento femenino y entendió. "En la leyenda yo te salve. Aun te espero".

Su voz era oscura y cristalina.

Como si sus dichos fueran viejos pero sin haber sido mencionados jamas.

Comprendió.

Era alguien diferente a quien estaba esperando. Ella lo había salvado durante la gran inundación, que devastó el universo con sol.

Grandes oleadas cubrieron su tierra sin mas que conchillas y arena.

A punto de morir, su amada lo cubría de espuma y lo ayudo a nadar.

Apenas pudo contener la respiración cuando un profundo sueno le cubrió el alma y lo eleva al gran cielo de los muertos.

Despertó y vio sus ojos negros. La calma y el misterio. La sensación de ser y no serlo.

Un gran dolor lo regreso a su hoy y descubrió la yema de sus dedos sangrando por el descuido de un anzuelo entrometido.

Lloro en silencio y recogió sus enseres.

La pesca había sido inútil pero su conocimiento muy vasto.

Comprendió el por que, del llanto de las orcas. Y lo más importante. El por que, cada noche sus ojos se veían tan negros como el horizonte sin luna y el recuerdo le sabía a sal.

Crispó sus manos sobre el teclado y terminó llorando en silencio.

Afuera, en la ciudad, un llanto eterno clamaba por el último ona muerto en la memoria de los tiempos. Y entonces comenzaron las palabras ...