La enseñanza de la lectura

La enseñanza de la lectura.

Abril 2012

La enseñanza de la lectura

Por Liliana Julia Suetta Alivi

Cuando viajamos en algún medio de locomoción o esperamos largos ratos para la realización de algún trámite podemos hacer un análisis de los comportamientos de las personas que nos acompañan. Si nos remitimos a los viajes en subterráneo, tren o colectivo, es abrumadora la cantidad de personas de las más variadas edades que permanecen “enchufadas” escuchando música; en muchos casos acompañan con movimientos de cuerpo o manos siguiendo el ritmo. Estas actitudes ensimismadas los mantienen con cualquiera de ellos. También se puede observar algún lector que, sentado pero los hay. Si profundizamos la observación de este segundo grupo, y prestamos atención a los títulos de los libros que se leen, se puede inferir que se trata de novelas, cuentos o algunos textos técnicos. Cuando digo técnicos me estoy refiriendo a libros de tipo informativo que abordan temáticas médicas, sociológicas, políticas o históricas. También hay algunas personas que leen el diario; en general, esto es más habitual durante la mañana Lo expresado hasta aquí nos permite hacer algunos señalamientos en torno a la lectura. Hay dos tipos de lectura, con intencionalidades diferentes, una que busca entretenimiento y distracción, la otra que indaga en la búsqueda de información y/u opinión. En ambos casos, el lector es portador del texto que va a satisfacer su necesidad de lectura. Los que leen el diario, en cambio, realizan una lectura ocasional, tal vez buscan informarse pero esta intención se por propia voluntad. Es llamativa la escasa proporción de lectores, pero es importante señalar que la franja etaria de los lectores se da casi exclusivamente en mayores de treinta años; los adolescentes y los jóvenes menores son los que optan por la música. Esta observación permite hacer algunas apreciaciones. personas con interés personal hacia de la lectura; los otros -aquellos que leen textos informativos- podemos deducir que tienen una necesidad externa que los obliga a realizar la lectura: preparar un trabajo, hacer una presentación o simplemente profundizar acerca de temas específicos de su profesión.

Los dos tipos de lectura que he mencionado favorecen desarrollos cognitivos y emocionales diferentes pero necesarios y significativos ambos, tanto para la vida de cada uno de los sujetos, como así también para el desarrollo teórico. La lectura para entretener, en formatos como la novela, la crónica y el cuento entre otros, desarrolla la imaginación, la creatividad, emociona y distrae, invitando a participar en mundos imaginarios.

permite el acceso al conocimiento y por ende, el enriquecimiento del pensamiento. Lectura con finalidades y sentidos tan importantes para el individuo debe docentes de todos los Niveles de Enseñanza manifiestan con reiteración los serios problemas de comprensión lectora que presentan la mayoría de los alumnos. No es casual la aclaración acerca de las edades que tienen los lectores voluntarios que podemos encontrar en los medios de transporte. La hipótesis a considerar sería que la escuela no enseña a leer con la frecuencia y la sistematización que debería hacerlo.

Parecería que existe una primera confusión entre alfabetización y enseñanza de la lectura. ¿En primer grado se alfabetiza y en el resto del sistema educativo se debe enseñar a leer? Cuando se alfabetiza se deben dar que los niños comiencen a apropiarse del sistema de la lengua escrita y reconozcan su organización. Allí comenzarán a reconocer palabras, oraciones y textos cortos de gran significación para ellos. A partir de allí comienzan texto, con la enseñanza de técnicas de aplicación en los textos. La lectura es un proceso muy personal y cada individuo debe tener la oportunidad de generar textos de tipo informativo o expositivo. Lo que sí promuevo es una enseñanza que facilite el desarrollo de operaciones de pensamiento tales como como la inferencia, la anticipación, la formulación de hipótesis.

Los docentes, tanto los del Nivel Primario como los del Nivel Medio, deberán crear las situaciones, las actividades y los procedimientos para generar el desarrollo de esas operaciones que desplieguen en los niños y adolescentes y El trabajo sistemático y gradual con la lectura será, sin lugar a dudas, un elemento sustancial para elevar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje de tipo académico.

Focalizando estrictamente en el tema de la enseñanza de la lectura, la primera pregunta que habría que hacerse es referida a las dificultades que los docentes parecen reconocer en los alumnos, en los distintos niveles del Sistema Educativo. En realidad lo que se repite es que los alumnos presentan dificultades de comprensión pero difícilmente encontramos reflexiones acerca de los por qué de esas dificultades. ¿Las dificultades se ubicarán en el interés que despiertan los textos? ¿En la variedad del lenguaje usado por los autores? O tal vez, ¿en dificultades para acceder al contenido del texto? La respuesta a cada una de estas causas podrá buscarse de las preguntas planteadas.

Búsqueda personalizada
INICIO